Instante / Proyecto de fotografía documental con dispositivos móviles

Instante

Proyecto de fotografía documental con dispositivos móviles

Enlace para seguir el proyecto: www.instagram.com/alfredovelarde

El fotógrafo Duane Michals (Estados Unidos, 1932) introdujo en la década de 1960, el concepto fotográfico de la existencia de un momento anterior y otro posterior, entendido esto a través de la causalidad sucesiva, la manera de cómo un evento aparentemente intrascendente puede acabar cambiando por completo el curso de una vida. En paralelo y distante está el instante decisivo de Henri Cartier-Bresson (Francia, 1908 – 2004) –quién en 1947 fundara junto a Robert Capa (seudónimo de Endre Ernő Friedmann) y David Seymour la célebre Agencia Internacional de Fotografía Magnum–, esta concepción deviene de un proceso que empezaba a masificar la captura de instantáneas, el apresamiento del tiempo, en contraposición a los procedimientos de la fotografía de estudio: la época de posar en forma organizada, llegaba a su fin, se empezaba a captar el mundo inmóvil en movimiento (1). El artista visual y escritor David Bate (2); al escribir sobre Cartier-Bresson, relaciona la noción de instante decisivo con una función dramática en la fotografía. Explica que esto implica forzar el concepto a una pura función narrativa: la fotografía debe mostrar una historia completa dentro del cuadro tal como se hacía en la pintura histórica. Equipara el instante decisivo al concepto helénico de la Περιπέτεια (peripateia), que significa momento dramático o repentino cambio de fortuna. Para este académico, la peripateia fotográfica implica la captura de un momento definitorio, justo cuando el futuro es alterado irremediablemente por un momento crucial (3).

La fotografía es un acto de atención. Es un suceso en el que mediante una maquina capturamos, tras la espera, el asombro; sólo mediante ese aparato analógico o digital nos enfrentamos a nuestra existencia a través del otro, alguien que no somos, un extraño que siendo parte del encuadre altera nuestra propia existencia, modificando el tiempo de ambos, fotógrafo y sujeto fotografiado quedan gélidos en un cuadro, en un tiempo, en un recuerdo. Cuando hablamos de fotografía digital y contextualizamos los momentos que determinan la captura, fracciones de segundo en los que cada píxel del sensor de la cámara analiza la luz que le llega, una diminuta parte de la imagen de la escena que fotografiamos, es también, en cierta forma, un engaño que le jugamos de a pocos a la eternidad. Inmortalizamos instantes y con ellos emociones, sonidos, aromas, tonos de grises y construimos un recuerdo de lo que somos y fuimos, el presente empieza a ser remoto en cuanto el procesador de esas pequeñas máquinas de tecnología asombrosa revela el momento y se convierte en un libro de memorias, un diario o en un recordatorio de sucesos que sin ninguna lógica de asociación, empiezan a ser un testimonio de nuestro tiempo, de nosotros como sujetos extraños que capturamos la vida de los demás para recordarnos que –aún– estamos vivos.

Los soportes y formatos cambian y se adaptan, el emulo por alcanzar y honrar viejos y celebres talentos es el mismo en el paso de las generaciones, las intenciones siempre serán una constante; el tiempo es de aquellos que mediante algún arte logran atrapar en trazos, colores y formas la vida, que fugaz o lentamente pasa en frente, para así algún día, recordarse al mirar su pasado que estuvieron ahí, viviendo un instante.

Definición temática, estética, técnica, producción y desarrollo de la obra en curso:

La propuesta se piensa como un cuerpo de trabajo uniforme, sustentado en una constante exploración creativa en torno a la noción de la fotografía artística documental de autor, siendo el registro documental materia de representación constante. Corresponde a un razonamiento a partir del cual el proceso y el material se traducen en una imagen –basada en la experimentación de nuevas tecnologías–,  que confirman un lenguaje propio y singular. El alto grado de democratización alcanzado hoy por la fotografía permite participar  del hecho cotidiano al enunciar en registros instantáneos las expresiones visuales de una época, pues la accesibilidad al dispositivo digital concede a las inmensas mayorías una participación cada vez más activa en la construcción de documentos y en la producción de memorias. Esta abultada saturación de imágenes y la constante circulación mediática que opera, indistintamente, entre el dominio público y el privado marca y destaca, no obstante, el lugar y el alcance de la fotografía de autor.

La fotografía contemporánea se caracteriza por la inclusión del estilo del autor en el contenido de la imagen, entendiendo este estilo como la postura que asume el fotógrafo frente a la situación a fotografiar, la forma en como traduce y procesa lo que ve y lo vuelva a manera de concepto en su fotografía, logrando un lenguaje fotográfico particular. El concepto de fotografía de autor, entendido éste en el sentido más amplio de fotografía artística, en donde el fotógrafo produce una serie de obras con cierta coherencia estética no normada por la objetividad de la fotografía sino por la subjetividad y creatividad propia de la creación artística es un pieza fundamental, para justificar la realización de la serie podemos enunciar que hoy por hoy en el mundo de las artes hay pocas cosas por descubrir, y por ende situándonos en el contexto de este trabajo, escazas son las situaciones en las que se puede considerar que actualmente una tendencia  o ismo va ser crucial y beligerante en la historia de las artes; más por el contrario, si es posible decir que las iniciativas de reinventar los usos de los materiales o el simple hecho de transformar estas herramientas y soportes con la apuesta de crear es en sí una apuesta crucial, creativa y valiosa.

El proyecto Instante contempla la realización de una serie fotográfica dinámica empezada en 2014 y aún en proceso, durante la realización de la serie, el tema y la intención fue transformándose como en todo trance creativo extenso y en constante cambio, sin embargo, el eje conductor de la misma es el registro documental de fotografía hecha exclusivamente con dispositivos móviles, la captura y procesamiento digital fue realizado inicialmente con en tres dispositivos móviles: Galaxy S3, iPhone 4S y iPhone 6, actualmente prosigue con un dispositivo iPhone 7. Entre los años 2014 y 2016 se realizaron salidas e incursiones fotográficas en las ciudades de Cusco, Puno y Arequipa (Perú), Santiago y Valparaiso (Chile) como resultado de ellas se obtuvo varios centenares de fotografías, las que posteriormente fueron sometidas a procesamiento fotográfico digital, como resultado de este proceso de selección se obtuvieron 35 imágenes finales que fueron expuestas en 2016, El proyecto continua durante 2017 y 2018 con registros en Cusco (Perú) y Buenos Aires (Argentina).

Actualmente es un proyecto en proceso sin culminación determinada.


  1. Jeanneney Jean-Noël.
  2. Bate David, Photography: the key concepts, New York 2009.
  3. Óscar Colorado Nates, El instante decisivo de Henri Cartier-Bresson, México 2011.